jueves, 23 de mayo de 2013

Salir, vender, el rollo de siempre...

Es de noche, las tres o cuatro de la mañana, con 22 años y la vida por delante. En el pub habitual (gracias Tatraplán por tantas noches mágicas...) suena una de las canciones que levantan el ánimo

Salir, beber, el rollo de siempre,
meterme mil rayas, hablar con la gente,
llegar a la cama y joder que guarrada sin tí,
y al día siguiente... 





Y resulta que, quince años después, seguimos en el mismo objetivo que Extremoduro, solo que cambiando dos letras -bueno, y algo más...-. Salir, antes se salía a la calle, a los anuncios de la TV o radio, y ahora, cada vez más, se sale a las redes sociales o a otras moderneces con el mismo objetivo de antaño, vender. También cambiaron las películas. Antes, el héroe hipermoderno, deseado y admirado era el broker, el hombre de negocios, empresario sagaz e implacable... Ahora el héroe es el publicista, el diseñador gráfico o artístico, el que inventa el-anuncio-que-lo-peta.
Salir, vender, el rollo de siempre... pero cómo?, dónde? Ahora es todo mucho más difícil -o más fácil, según se mire-. Las formas de llegar se han multiplicado y la información que recibimos ha crecido de forma exponencial. No sólo hay que llegar al cliente, sino hacer que le llame la atención y se detenga en nuestro anuncio (y encima que le guste...! es de locos...) Pues ese trabajo, nada fácil, como veis, es imprescindible que sea hecho con acierto por parte de la empresa, consumirá recursos y robará cientos de horas de sueño. 
  
De todo eso hablamos en este Sousial Midia... pero... y el producto? es bueno? o ya no importa...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario